Moda: Olfateando en las tendencias

Como un niño con un catálogo de juguetes nuevos, así me siento yo ahora mismo. Y es que ya tengo mi particular revista sobre la que babear...


Como un niño con un catálogo de juguetes nuevos, así me siento yo ahora mismo. Y es que ya tengo mi particular revista sobre la que babear, en la que perder las horas muertas mirando y remirando lo que este invierno nos trae. Fantasear con lo que me gustaría tener, con lo que quiero comprarme y en fin, mil cosas más.


Porque, sí amigos, ya tengo mi Vogue Colecciones (incluyamos bailecito feliz) Así que vamos a hacer un pequeño repaso de lo que vamos a ver, de las cosas que nos pondremos, o al menos intentarán que hagamos, y de lo que: "¡Dios mio por favor no!" Y lo digo muy en serio, porque una de las tendencias es llevar el pañuelo en la cabeza al más puro estilo de nuestras abuelas ¿por qué? Según leo se han inspirado en la reina de Inglaterra...

Una de las que más me gusta y que es una evolución de algo que llevamos haciendo todo el verano es el escote es un solo hombro. Como vemos en esta imagen del desfile de Philosophy di Lorenzo Serafini, una de mis firmas favoritas. Por cierto guardaos estos pantalones que van a ser tendencia.


No se si lo he comentado alguna vez pero me encantan las camisas blancas románticas, con encajes y volantes y no sé, con todos los adornos y volúmenes posibles... Estoy enamorada de ellas, sobre todo porque quedan muy bien con los pichis, una de mis prendas favoritas. Ya que tienen el equilibrio justo de inocencia y picardía... son fáciles de llevar, combinan con todo. En definitiva que me gustan. Solo hay que mirar la imagen de arriba.

De la siguiente ya os he hablado en un post anterior. Hay que ser bailarinas de ballet. Tules, gasas, plisados, volantes, lazos, "bailarinas" a los pies. Una genialidad, no puedo estar más de acuerdo con que se vuelva tendencia (supongo que lo habréis notado). Sobre todo, porque uno de los máximos referentes ha sido Valentino (suspiros). Solo tengo que decir que cuando vi el desfile el invierno pasado, estaba preparando un montaje de acrobacia en el que nos inspiramos en el cisne negro y estaba súper feliz de pasearme con mi falda negra de tul por toda la escuela y en el camino de tres minutos de vuelta a mi casa.


En el apartado de lo que podríamos llamar "barroco-victoriano" tenemos los cuellos artesanales, con lazos de plumetti, encajes, bordados, volantes verticales, brocados, plumas, mangas abullonadas, etc. Retrocedemos a la Inglaterra del siglo XIX y yo tan contenta. Ah por cierto, no os olvidéis los guantes largos en casa.


Por último, tengo que contarlo por que si no exploto, voy a la Vogue Fashion Night Out. Una noche de compras en Madrid, con un fiestas, descuentos, regalos, y mucha moda. Es mi primera vez así que estoy nerviosa porque no sé como moverme por allí y como va aquello. Podríamos llamarlo una pueblerina en la gran ciudad. Pero bueno voy bien acompañada. No paro de darle vueltas a qué me voy a poner y que cosas no quiero perderme por nada del mundo porque hay un montón. Bueno hasta el 15 de septiembre tengo tiempo de pensarlo. Por supuesto escribiré sobre mi experiencia, ya sea buenísima, buena, mala o nefasta.

Y hasta aquí el post de hoy, no voy a saturaros con mas tendencias, que esto abruma. Ya vendrán más. Esta moderna (de pueblo) se despide.


Quizas te interese

0 comentarios