Belleza: Mis nuevas mechas y dónde me las hago

El pelo es algo que, como ya sabéis, considero muy importante, te da personalidad, te arregla un look o te lo estropea y según el corte te d...

El pelo es algo que, como ya sabéis, considero muy importante, te da personalidad, te arregla un look o te lo estropea y según el corte te da unas características u otras. Además, un pelo bonito es síntoma de buena salud, porque cuando estás cansada, comes mal o estas enferma se ve grasiento y sin brillo. El color, el corte, el acabado, son muy importantes ya que no a todas nos quedan bien las mismas cosas. Por eso encontrar una peluquería de la que salgas contenta con lo que te han hecho es un hito.



Desde que vine a Sevilla llevo buscando un lugar donde al salir no tenga ninguna duda de que me han dejado genial, del que yo diga: ¡Quiero volver! Un corte de pelo es algo muy importante, porque si lo hacen mal no te verás bien de ninguna manera y acabarás todo el día con el pelo recogido esperando a que crezca .Con el color pasa igual, si no te gusta no te quedará más remedio que volver a teñirte. 

Yo personalmente me veo mejor con el pelo claro y poco a poco fui aclarándomelo con mechas, aunque seguía teniendo el pelo castaño, hasta que el año pasado me hice unas más radicales y acabé medio rubia, medio morena en la raíz y finales de verano parecía un flan, con un rubio anaranjado por abajo y una raíz totalmente oscura. Pero, en una de mis múltiples búsquedas por Internet encontré Antonio Madrigal, de la que daban muy buenas críticas. Fui la primera vez por febrero y me arreglaron las mechas que tenía que estaban desastrosas y además me cortaron y me sanearon las puntas, me gustó el resultado así que ayer volví, esta vez solo para mechas, y me han dejado un color precioso que me encanta. 

Es un lugar precioso, decorado en blanco y negro, donde te tratan de maravilla, todo el tiempo pendiente de si necesitas algo, de si tenía calor, me trajeron unas revistas e incluso un café con una pastita, la verdad es que las chicas fueron muy amables y muy atentas. Además como ya había ido la vez anterior tenían en mi ficha el color que me pusieron y todo fue muy fácil, nos entendimos a la perfección. El resultado es súper satisfactorio, porque además de las mechas, incluyen en el proceso un tratamiento que aporta brillo y suavidad y evita que se seque más porque con el tinte el pelo sufre, y la verdad yo ya lo llevaba bastante sequito y después de todo el proceso tengo el pelo muy suave. 



Con respecto al corte no puedo decir mucho porque la otra vez solo me corte las puntas y un poco las capas, pero era lo que tenía. No me lo he cortado esta vez, primero porque quiero dejármelo más largo y recto, y segundo porque cuando llegue el otoño quiero hacer un corte radical, así que, cuando llegue ese momento os diré si también me gusta como cortan o no, espero que así sea, porque sino significará que habré fracasado con mi cambio de look.

Por cierto, ya lo comenté en otro post, pero para que el rubio se vea bonito y no se ponga amarillento lo mejor es usar un champú morado, yo lo descubrí hace poco y la verdad lo he notado mucho, tengo un rubio mucho más brillante y bonito desde que lo uso, os lo recomiendo.

Y esto es todo por hoy, pero una cosita antes de despedirme, este mes hago un año con el blog y estaba pensando en hacer algo especial, por ejemplo incluir alguna sección nueva o escribir sobre algún tema que me pidáis, podéis dejarme vuestras propuestas en mi página de facebook @yellowlemonadedays. Esta moderna (de pueblo), un poco más rubia, se despide de nuevo.


Quizas te interese

0 comentarios